¿Qué pasó con DC?

El 6 de enero de 2021, una turba de entre 2.000 y 2.500 partidarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, atacó el edificio del Capitolio en Washington D.C.[a][28][29] Intentaron anular su derrota en las elecciones presidenciales de 2020[30] interrumpiendo la sesión conjunta del Congreso reunida para contar los votos electorales que formalizarían la victoria del presidente electo Joe Biden. [El complejo del Capitolio fue cerrado y los legisladores y el personal fueron evacuados mientras los alborotadores agredían a los agentes de la ley, destrozaban la propiedad y ocupaban el edificio durante varias horas[32] Cinco personas murieron poco antes, durante o después del suceso: una fue abatida por la policía del Capitolio, otra murió por sobredosis de drogas y tres por causas naturales[19][33] Muchas personas resultaron heridas, entre ellas 138 agentes de policía. Cuatro agentes que respondieron al ataque se suicidaron en siete meses[34].

Una semana después de los disturbios, la Cámara de Representantes sometió a Trump a un juicio político por incitación a la insurrección, lo que le convirtió en el único presidente estadounidense que ha sido sometido a un juicio político en dos ocasiones[66]. En febrero, después de que Trump hubiera dejado el cargo, el Senado votó 57-43 a favor de la condena; como no se alcanzó la mayoría de dos tercios, que requiere 67 votos, fue absuelto por segunda vez. [67] La Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley para crear una comisión independiente bipartidista que investigara el atentado, siguiendo el modelo de la Comisión del 11-S,[68] pero fue bloqueado por los republicanos en el Senado,[52] por lo que la Cámara aprobó un comité selecto con siete demócratas y dos republicanos para investigar en su lugar[69][70].

->>  ¿Cuántos cómics de DC hay?

Todo lo que ha ocurrido hoy en el Capitolio de EEUU

Un pequeño grupo simpatizante de los amotinados se reunió a las puertas de una cárcel donde están recluidos algunos de ellos. Los asistentes reflejaron el esfuerzo de algunos por minimizar la gravedad del asedio al Capitolio del año pasado que interrumpió la certificación de las elecciones presidenciales de 2020.

En el Reflecting Pool del Capitolio se reunió una multitud anti-Trump mucho más numerosa, que criticó los esfuerzos del expresidente por socavar los resultados de la contienda que perdió y calificó la filosofía detrás del motín como un peligro para la democracia estadounidense.

Menos de 20 personas se reunieron en una concentración de “Justicia 4 J6” en el Centro de Detención Central de Washington DC, donde el organizador Matt Braynard comparó a las personas detenidas por el 6 de enero con el preso político convertido en presidente de Sudáfrica Nelson Mandela.

“Mandela fue encarcelado pero salió fortalecido”, dijo Braynard. “¿Qué gran estadista está en la prisión detrás de nosotros ahora mismo, que superará esta grave injusticia y se convertirá un día en un gran líder?”

“Estuve aquí hace un año, el 6 de enero, donde fui acosado y agredido por partidarios de Trump”, dijo Nicky Sundt, de 67 años. “Soy transgénero y fui objeto de comentarios transfóbicos. Pero si vives con miedo, ellos ganan, y por eso he vuelto hoy”.

¿Qué está pasando en Washington DC?

En un intento de demostrar su temple ante las protestas a nivel nacional, el presidente Donald Trump decidió el lunes por la noche caminar desde la Casa Blanca hasta St. John’s, una iglesia episcopal que se había incendiado brevemente la noche anterior. La policía militar se abalanzó sobre los manifestantes pacíficos en el cercano Parque Lafayette con gases lacrimógenos, granadas de estruendo y palos para despejar el camino, al parecer por orden de Trump. La gente huyó del lugar mientras coreaba “¡Manos arriba, no disparen!”. Una vez que llegó a la iglesia, Trump posó para las cámaras con una Biblia y aseguró a los periodistas que tenía todo bajo control. El martes por la mañana, en medio de las críticas de que había ordenado un ataque contra estadounidenses pacíficos que ejercían su derecho a la libertad de expresión con el fin de escenificar una foto, Trump tuiteaba: “D.C. no tuvo problemas anoche. Muchos arrestos. Gran trabajo realizado por todos. Fuerza abrumadora. Dominación”.

->>  ¿Qué le pasó a Cheetah?

Estuvimos en el centro de la ciudad en las horas posteriores a esto. Las protestas pacíficas se reanudaron. Luego hubo una “fuerza abrumadora” en forma de helicópteros Black Hawk volando a baja altura y oficiales federales portando bastones. Y ciertamente hubo problemas.

Vea lo que ha sucedido con el hotel de Trump en DC tras su derrota

REUTERS/Shannon StapletonEn WCCO el pasado fin de semana, el representante Tom Emmer dijo que “esto nunca debería haber sucedido, y no debería permitirse que vuelva a suceder. Estoy seguro de que vamos a procesar a todos los que infringieron la ley, y sabremos qué ocurrió y por qué”. Esta semana me encontrarán redactando un manifiesto sobre la necesidad de los fines de semana permanentes de tres días (si usted es mi jefe y está leyendo esto, definitivamente no voy a hacerlo). En ese sentido, espero que todos hayan tenido un buen fin de semana del Día de los Caídos, pero la vida debe continuar: Esta semana en el Memo, estamos viendo la corta vida de Trump como bloguero, la controversia de la comisión del 6 de enero y una familia de poder político de Minnesota.

->>  ¿Quién será Acertijo de Batman?

La senadora Amy Klobuchar y el congresista Tom Emmer estuvieron en WCCO Radio el Día de los Caídos para hablar de una serie de temas, entre ellos la comisión para investigar la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos. Klobuchar dijo que los demócratas pudieron recoger algunos votos republicanos, pero que “no fueron suficientes”.

“El resquicio de esperanza es que voy a presentar un informe bipartidista, que repasa con gran detalle todas las cosas que se estropearon en el Capitolio, con el liderazgo, con la policía y con la junta de revisión de la policía”, dijo la senadora.

Sigueme
Ir arriba