¿Cómo hacer un cómic de manera sencilla?

Cómic corto

Un cómic, también llamado comicbook,[1][2] revista de cómics o (en el Reino Unido e Irlanda) simplemente cómic, es una publicación que consiste en arte de cómic en forma de paneles secuenciales yuxtapuestos que representan escenas individuales. Los paneles suelen ir acompañados de prosa descriptiva y narrativa escrita, normalmente, diálogos contenidos en globos de palabras emblemáticos de la forma artística del cómic. Aunque los cómics tienen algunos orígenes en el Japón del siglo XVIII, se popularizaron por primera vez en Estados Unidos y el Reino Unido en la década de 1930. El primer cómic moderno, Famous Funnies, salió a la venta en EE.UU. en 1933 y era una reimpresión de las tiras cómicas de humor de los periódicos anteriores, que habían establecido muchos de los dispositivos de narración de historias utilizados en los cómics[3] El término cómic deriva de que los cómics estadounidenses fueron en su día una compilación de tiras cómicas de tono humorístico; sin embargo, esta práctica se sustituyó por la presentación de historias de todos los géneros, normalmente de tono no humorístico.

El cómic como medio impreso existe en Estados Unidos desde la impresión de The Adventures of Mr. Obadiah Oldbuck en 1842 en tapa dura,[14] lo que lo convierte en el primer prototipo de cómic estadounidense conocido. Las publicaciones periódicas de protocómics comenzaron a aparecer a principios del siglo XX, y el primer cómic de tamaño estándar fue Funnies on Parade. Funnies on Parades fue el primer libro que estableció el tamaño, la duración y el formato del cómic moderno. A continuación, Dell Publishing publicó Famous Funnies, de 36 páginas: A Carnival of Comics, de 36 páginas, como el primer libro de historietas norteamericano de quiosco; Goulart, por ejemplo, lo llama “la piedra angular de una de las ramas más lucrativas de la publicación de revistas”[15] En 1905, G.W. Dillingham Company publicó 24 tiras selectas del dibujante Gustave Verbeek en un libro antológico titulado “The Incredible Upside-Downs of Little Lady Lovekins and Old Man Muffaroo”[16] La introducción del Superman de Jerry Siegel y Joe Shuster en 1938 convirtió los cómics en una industria importante[17] e inauguró la Edad de Oro del Cómic. La Edad de Oro originó el arquetipo del superhéroe. Según el historiador Michael A. Amundson, los atractivos personajes de los cómics ayudaron a aliviar el miedo de los jóvenes lectores a la guerra nuclear y a neutralizar la ansiedad por los interrogantes que planteaba la energía atómica[18].

->>  ¿Quién es el villano más peligroso de Batman?

Cómo crear un buen cómic

Como dibujante de cómics, me he encontrado con muchas formas diferentes de contar una historia. Una buena historia necesita ritmo, fluidez y equilibrio. Esto se consigue mediante el movimiento de los personajes, su actuación y cómo y dónde elegimos empezar o terminar las escenas y secuencias; pero una de las herramientas de la narración que se pasa por alto es el panel o fotograma, y su compañero silencioso, el canalón.

El panel es el borde que envuelve un momento único en un cómic. Su función es contener una ilustración que exponga una idea. El contenido de cada panel debe ser una idea completa, pero a veces la idea que necesitas para un panel puede llenar un párrafo o ser tan breve como una sola palabra. Más allá del contenido de un panel, es una herramienta narrativa por sí misma. Al contener esa idea, está separando esa idea de la anterior y de la anterior. Es literalmente un muro que dice al lector “aquí hay una idea completa, léela y pasa a la siguiente”. Cuando dispongo una página, pienso en ello:

->>  ¿Qué pasa si conecto DC a AC?

Empiezo con miniaturas que me hacen avanzar por la historia de una página. Suelo maquetar cada panel de forma individual para que las cosas que luego serán inserciones o paneles grandes tengan el mismo tamaño. Esto me permite ver cuáles deben ser más grandes o más pequeños o insertos, dónde puedo deshacerme del borde, y decidir qué tipos de marcos quiero.

Cómo hacer un webtoon

Para los aficionados e ilustradores más entregados, nada es comparable a los cómics. Este dinámico formato sigue capturando nuestra imaginación de forma poderosa, desde los superhéroes y la ciencia ficción hasta el humor y las historias de terror. Con la autopublicación en auge, también es más fácil que nunca convertir tu visión creativa en un cómic de calidad profesional.

Con todo el contenido en serie que se crea en línea y en papel, tu visión creativa es lo que te diferencia. Empieza con una idea en la que creas firmemente. Empezar un cómic requiere un compromiso de tiempo significativo, por lo que debes asegurarte de que tienes suficiente interés en tus personajes y en la historia para ver tu proyecto hasta el final.

La fase de brainstorming es un poco diferente para cada persona, pero puedes esperar que tu idea original evolucione un poco cuando estés empezando. Asegúrate de tener un cuaderno a mano para anotar diálogos, bocetos e ideas de la historia cuando se te ocurran.

Por muy tentador que sea lanzarse a dibujar tu cómic, intenta no adelantarte. Si lees tus cómics favoritos, sabrás que es fundamental crear un argumento sólido. El texto impulsa la acción visual y aporta los detalles clave de la trama y los rasgos de los personajes.

->>  ¿Cuáles fueron los primeros super héroes?

Cómo dibujar un cómic

A todo el mundo le gusta un buen cómic, tanto si eres un friki de los cómics como si sólo eres un lector ocasional de un cómic en tu periódico local: ¡las tiras cómicas son geniales! Aunque algunas tiras cómicas se leen en pocos minutos o menos, ¡no subestimes la dificultad de crear una! Y como el 5 de mayo es el día del cómic, hemos decidido darte unas instrucciones paso a paso para crear tu primera tira cómica. Sigue estas instrucciones y estarás creando increíbles tiras cómicas en un abrir y cerrar de ojos. Aquí tienes cómo crear un cómic en 6 sencillos pasos.

Sigueme
Ir arriba