Nuestro Día a Día con los Superhéroes

Por Anselys Borges

Cada día y casi en el mismo nivel de rutina, se ubican nuestras conversaciones sobre la escuela, comportarse educadamente y la película de superhéroes que vimos el fin de semana. Nuevamente me dices que quieres ser un superhéroe y una vez más te explico que las personas tenemos habilidades diferentes, que podemos usar nuestras capacidades para generar cambios positivos en el mundo y que así te conviertes en superhéroe para muchos; también cuando los ayudas a ser mejores seres humanos, con tu palabra y con tu ejemplo.

Me dices que entiendes lo que te digo, pero sigues contándome cómo el hombrearaña salta de un edificio a otro, vence al villano y salva a la chica.

–          “Mami, ¿si me pica una araña podré tener esos mismos poderes?”

Oh Dios! No te expongas a los bichos, son inofensivos (la mayoría) pero luego debes lavarte las manos.

–          “Mami, ¿cómo se llama el malo que tenía una tabla que volaba y es verde”

Por un momento me aislé.  – “¿Quién cielo?” -. Me repites la pregunta con paciencia y atención… “Mmm… ¿verde con tabla que vuela?”. Entre la cantidad de cosas y situaciones que van pasando por mi imaginación, debo buscar en mi memoria el nombre de este villano. Recuerda, recuerda… ¿en cuál película de Spiderman era que aparecía? ¿La primera, la segunda, la tercera, la nueva, la repetida? ¿Con la muchacha peliroja, con la rubia o con la morena?

–          “Mami, ¡¿cómo se llama?!”

Sigues insistiendo y yo tratando de apartar de mi mente la lista del mercado, la cuota pendiente del condominio y la reunión con la maestra mañana. Llegó el nombre:

–          “El Duende Verde, cielo.”

Ajá eso es… Tú sigues hablando y yo intentando escucharte entre el tráfico, el vendedor ambulante y los perros que pelean por la comida que encontraron en las bolsas de basura. Cuando de repente escucho otra pregunta:

–          “Mami ¿de dónde viene la kriptonita?”

Respuesta automática: -“De Kriptón”-.

–          “¿Y porque si viene de Kriptón, que es el mismo planeta de Superman, le hace daño?”

Pregunta filosófica.

–          “Cielo, ¿no estábamos hablando del Hombrearaña?”.  Intento desviar tu atención pero no da resultado.

–          “Mami eso fue antes, ya no. Ahora estamos hablando de Superman.”

No me di cuenta cuando cambiamos el tema de conversación, aunque eres experto en eso.

Ahora siento malestar en el hombro, cada paso me hace sentir más cansada. La cartera, el bolso de la escuela, las bolsas con el mandado, se hacen más pesadas…  De repente volteo hacia ti y veo tu mano estirada con una flor para mí. – “Los superhéroes les regalan flores a sus chicas.” Así sin más me sacas una sonrisa y olvido todo el estrés. Decido escucharte, pero ahora con atención. Compartiendo contigo… recordando contigo… reviviendo contigo, las mejores escenas de tus superhéroes favoritos, Spiderman y Superman.

A quien pretendo engañar, si me encantan casi igual que a ti todo el tema de los superhéroes. Me preguntas cuál es mi preferido. Sin duda alguna es la Mujer Maravilla (Wonder Woman) pues aumenta mi creencia en el amor como la fuerza capaz de cambiar el mundo.

–          “Mami, ¿es verdad que Bruno Díaz es mi primo?”

Ay amor… La historia de los mismos apellidos te la contaré después… Ya llegamos a casa.

Deja un comentario